domingo

Una mujer con cáncer de ovario, madre tras congelar sus ovocitos




Vanessa muestra a su hijo Mario.| Santi Cogolludo

La paciente congeló óvulos inmaduros antes de perder ambos ovarios
La técnica es ya conocida, pero es la primera vez que tiene éxito en este diagnóstico
La mujer tenía un tumor muy inicial, en casos más avanzados plantearía dudas éticas
Aunque cada vez más pacientes jóvenes con cáncer recurren a técnicas para preservar sus posibilidades de ser padres en el futuro, por primera vez una mujer con cáncer de ovario ha podido ser madre gracias a la preservación de sus ovocitos antes de pasar por el quirófano. Hoy ha presentado a su hijo Mario en sociedad.

Vanesssa Pastor fue diagnosticada con un cáncer de ovario en estadios muy iniciales en el año 2009, después de notar unas molestias en el abdomen. Después de ser operada en Zaragoza para extirpar el ovario izquierdo, los especialistas le indicaron que el siguiente paso, quitar también el ovario derecho,acabaría con sus posibilidades de tener hijos.

Para evitarlo, tal y como ha explicado hoy en rueda de prensa acompañada por los doctores del Instituto Dexeus de Barcelona, se sometió a dos ciclos de estimulación ovárica para preservar sus ovocitos (óvulos inmaduros) antes de entrar en quirófano. "Cuando me dijeron que tenían que extirparme los ovarios me derrumbé, pero surgió esta posibilidad y me siento muy feliz, porque ser madre era mi gran deseo", ha relatado hoy Vanessa, que ahora tiene 31 años de edad.

Mediante un tratamiento con hormonas diferente del de una mujer sana (a dosis bajas, para no empeorar la evolución del tumor), los ginecólogos lograron conservar óvulos suficientes para preservar sus posibilidades de ser madre biológica una vez superado el cáncer.

"Cuando le dijimos que existía esta posibilidad aún no sabíamos si iba ser posible, era algo que tenía que evaluar el equipo de reproducción asistida; pero ella se emocionó, simplemente por saber que existía la posibilidad", recuerda el consultor de Ginecología Oncológica de este centro, Rafael Fábregas. "Lloraba mucho, pero no por tener cáncer, sino porque no iba a poder tener hijos, algo que le costaba entender a mucha gente, incluidos sus propios padres".




Publicar un comentario