martes

Cambios en la adolescencia: chicas



Los primeros signos de la pubertad en las chicas aparecen hacia los 10 años y se extienden hasta la edad de 16 años, aproximadamente.

El ritmo y el grado de las transformaciones está relacionado en gran parte a la herencia genética y varía por tanto de una chica a otra. Con este cambio hacia la adolescencia, las niñas poco a poco descubren la realidad de su cuerpo de adulto.



 Antes del fin del cambio, ciertas partes del cuerpo se desarrollan más rápidamente que otras y dan siluetas temporalmente desproporcionadas. Es por ello que a menudo angustias y complejos emergen de la adolescencia y las chicas se obsesionan con este cuerpo extraño, impuesto e incontrolable. Así, la pregunta de la normalidad es central en la problemática adolescente.

La producción súbita de las hormonas FSH (hormona foliculoestimulante) y LH (hormona luteinizante) conlleva la producción por los ovarios de dos hormonas femeninas: el estrógeno y la progesterona. Estas hormonas permiten producir óvulos (uno al mes) desde la pubertad hasta la menopausia. Y ellas son las responsables de las transformaciones anatómicas.

Por otra parte, la glándula suprarrenal segrega una hormona masculina, el andrógeno, que es la responsable de la pilosidad y, en parte, del crecimiento. La hormona principal de crecimiento es la GH, la hormona somatotropa, que provoca en la pubertad un aumento repentino de tamaño. El primer signo de transformación del cuerpo de la niña es el desarrollo de los pechos.

La primera menstruación llega, por término medio, a los dos años desde el inicio del desarrollo mamario. En general se produce hacia los 13 años. Los primeros ciclos suelen ser irregulares y anovulatorios. Las primeras reglas pueden ser dolorosas y conllevar una variación del humor. Las chicas normalmente están a disgusto con esta novedad que mezcla a veces sufrimiento físico y mal humor.

Cambios más destacados

El acné: la piel se hace más grasa debido a las glándulas sebáceas que se sitúan bajo la epidermis y producen el sebo. La cara contiene una cantidad notoria, lo que da lugar al acné de la adolescencia. Una vez más, la presencia y la intensidad del acné es variable de una adolescente a otra y provocará nuevamente una desigualdad, que la chica deberá asumir.

El pecho: este comienza a desarrollarse y lo hará durante varios años. El crecimiento a veces puede ser de manera irregular, con un pecho más rápido que el otro.

La pilosidad: el pubis se cubre de pelo, al igual que las axilas, las piernas y los brazos (aunque éstos más ligeramente).

El crecimiento: En la chica, el crecimiento sufre una aceleración hacia los 11 años. Generalmente, la ganancia total es de 20 cm entre los 10 y 14 años. Normalmente, las chicas son más pequeñas que los chicos. Su esqueleto es más fino y su musculatura menos desarrollada.

La voz: Cambia, aunque permanece relativamente aguda.
Publicar un comentario