miércoles

Dieta saludable para adolescentes: tips para comer bien y no engordar


Hay que evitar las dietas de moda que prometen bajar de peso rápido y fácil. Lo importante es bajar los kilos de más y mantenerse en ese peso sin volver a engordar, pero no por ello dejar de comer o saltear las cuatro comidas diarias.

Es aconsejable consumir lácteos descremados para ahorrar calorías y grasas.



La mayonesa y el aderezo se pueden reemplazar por poca cantidad de sus versiones diet, mostaza o ketchup, vinagre, limón, unas gotas de aceite, un pequeño chorro de salsa de soja, semillas de sésamo y lino, pimienta y hierbas.

Siempre que no se sufra de presión baja, se recomienda disminuir la cantidad de sal unos diez días antes del periodo menstrual. La sal hincha los tejidos, incluyendo las mamas, el abdomen y los vasos sanguíneos de la cabeza.

Una propuesta es elegir y comer diferentes tipos de frutas frescas, ensaladas y verduras cocidas. Animarse a probar nuevos sabores.

Reservar los fritos y los postres no diet a una o dos veces por semana y en cantidad normal.

Es importante aprender a seleccionar bien lo que se come entre una comida importante y otra: fruta fresca, jugos de frutas o vegetales, leche descremada, un sándwich con pan integral, cereales con leche descremada.

Para evitar la deshidratación, se debe tomar abundante líquido (agua, soda, jugos, sopas, té y gelatina).

Acné

En cuanto al acné, no se puede decir con seguridad que ciertas comidas lo causen, pero sí se sabe que el estrés físico y mental agrava los problemas de piel. El acné se relaciona con cambios hormonales y, para tratarlo, no hay que colocarse productos sin indicación de un dermatólogo.

Por último, como en cualquier edad, es sano hacer gimnasia regularmente, aunque no es necesario que sea en forma excesiva ni extenuante, porque ya la actividad física por sí permite comer sin preocuparse tanto por el peso.
Fuente: American Dietetic Association
Publicar un comentario