jueves

El desayuno de los niños




Para habituar a los niños a a desayunar hay que tener paciencia y estrategia:

Deben levantarse con el tiempo suficiente para lavarse y vestirse sin apuro. Un chiquito adormilado es difícil que tenga buena disposición para desayunar. A base de insistir o enojarnos todo cuanto conseguiremos será que se trague un vaso de leche con cacao.



Hay que hacer del desayuno una rutina más de casa, variar su composición y predicar con el ejemplo: que vean que lo tomamos todos.

Tal vez no les guste lo que se considera un desayuno tradicional. Probemos a darles otras cosas: fruta, cereales, queso o yogur.

Para las meriendas también conviene que los animemos a que coman frutas y productos lácteos para acompañar su sandwich. Este siempre es preferible a otros productos, que los seducen por sus dibujos o pegatinas, pero que tienen un escaso valor nutritivo.


Publicar un comentario