lunes

Cómo introducir los alimentos sólidos




Una nueva aventura comienza cuando los bebés comienzan a comer alimentos sólidos. Los pediatras recomiendan que esto suceda a partir de los 6 meses de edad pues entonces los bebés tienen la madurez suficiente como para procesar los alimentos sin sufrir inconvenientes.


Ahora bien, ¿hay que incorporar todos los alimentos desde el comienzo? La idea es que los bebés se adapten de a poco a los nuevos sabores y texturas. Se sugiere realizar el proceso en forma gradual, comenzando con los cereales semi líquidos (mezclados con sopa o leche) para luego continuar con papillas de frutas y vegetales.

Luego es el turno de introducir alimentos más sólidos, como las carnes. Éstas deben estar muy bien picadas o procesadas. También podéis incorporar yemas de huevo evitando la clara pues puede provocar alergias.

Se recomienda repetir cada nuevo alimentos tres veces consecutivas para que los bebés se habitúen a ellos, tanto en lo que hace a sus sabores como a sus texturas. Podéis elaborar papillas más sabrosas añadiendo quesos crema, queso rallado, salsa blanca, manteca o aceite de oliva.

Hasta que el bebé diferencie los sabores, lo mejor es que las papillas sean de un solo alimento o bien mezclar tan sólo dos productos. Sólo así podrá formar su paladar y entonces sí llegará el turno de jugar con las comidas preparando platos combinados.

Publicar un comentario