miércoles

Abuelos y nietos: un vínculo de amor



En los abuelos está representada la historia familiar, son fuente de experiencia y de sabiduría para hijos y nietos. Por eso, resulta justo rendir un reconocimiento especial a estos seres maravillosos en el día en que la Iglesia Católica conmemora la festividad de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús.

“En el ritual del matrimonio se retoma una bendición de la Biblia y se les dice a los esposos: `Que sean padres fecundos y de reconocida virtud, y puedan ver a los hijos de sus hijos´. El ver a los `hijos de sus hijos´ forma parte de ese horizonte de plenitud que tiene la vida del hombre. En sus nietos, los abuelos ven la prolongación de la vida que ellos han engendrado. Hay una continuidad que marca el sentido espiritual de la condición humana. Esto tiene mucho que ver, además, con el sentido de la historia y la trasmisión de valores que son propios de la cultura del hombre y la sociedad. Hay un pasado que se hace presencia en la persona de los abuelos. La solidez de la raíz es garantía para el futuro de los hijos; su compañía es, por ello, una riqueza”. *Palabras de Monseñor José María Arancedo – publicado por AICA.

El disfrute del abuelo es la riqueza del nieto

En los abuelos está la representación más pura del amor filial, especialmente en el lazo que se forma con los nietos. Esta es una relación dotada de reciprocidad; ambos se nutren del amor que expresan. Los nietos se convierten en fuente de vida y les enseñan a los abuelos a ver con los ojos de la alegría y la esperanza.

Al mismo tiempo, los nietos experimentan una vivencia única con sus abuelos, es algo así como una amistad pero con alguien que le triplica en edad. Amistad que es posible dadas las condiciones, puesto que no está de por medio la labor educativa que sí pertenece a los padres, de esta manera queda el camino libre para que los abuelos se den el lujo de consentir responsablemente.
Publicar un comentario