lunes

Los dos primeros años de vida




  • El bebé necesita el cuidado de su madre ser atendido y cuidado por ella especialmente a la hora de alimentarlo.
  • El recién nacido necesita varias horas de actividad succionadora al día.
  • Ser llevado en brazos a menudo para que se desarrolle en él el equilibrio y la sensación de seguridad.
  • La pronta atención al bebé cuando llora, desarrolla su sentido de confianza.
  • El canto, el balanceo, el golpeteo rítmico y el mecimiento del bebé en brazos cuando parece demasiado despierto le ayudará a dormirse.
  • Una habitación exclusivamente destinada al niño es importante para tranquilidad y comodidad suya y de sus padres.
  • El niño necesita demostraciones abiertas de cariño, ya que siendo amado aprenderá a amar.
  • Conviene dejarlo que coma solo cuando se muestre interesado en hacerlo aunque el resultado sea una mezcolanza.
  • Asegúrese de que el bebé disponga de espacio y oportunidad para sus movimientos de expansión y exploración.
  • Sus primeros juguetes deberán ser tales que satisfagan su necesidad de manipular, golpear, chupar, arrojar...
  • La compañía y juego con los padres son importantes para todo niño.
  • El niño necesita actitudes paternas positivas. Por ejemplo, no muestre disgusto cuando se ensucia.
  • Con una bacinilla apropiada el niño aprenderá a valerse por sí mismo cuando tenga que hacer sus necesidades.
  • Empiece a hablarle al niño con cariño del amor de Papá Dios.
  • Necesita que sus padres se percaten de que no es un adulto pequeño.
  • Un niño necesita desarrollarse a su propio ritmo y ser apreciado, no rechazado.
  • Necesita una madre tranquila y responsable que se trace un plan de descanso y recreo para sí y su bebé.
  • Es importante una atmósfera armoniosa en el hogar; las tensiones angustian al niño.
  • Necesita tanta libertad como requiera su sensibilidad; no ser acorralado con sistemáticas negativas.
  • Afirmándose así mismo adquiere la sensación de individualidad.
  • Necesita sentirse miembro de un grupo familiar.
  • Necesita acostumbrarse a considerar todas las partes de su cuerpo como igualmente buenas y aceptables.
  • El niño mayorcito necesita trepar, correr , arrojar objetos; en una palabra, ser físicamente activo.


Publicar un comentario