miércoles

Mucha televisión antes de los cinco años, afecta las notas escolares




Preescolares que ven más de dos horas diarias de televisión, rinden menos en la adolescencia.


La exposición temprana a la televisión perjudica la salud de los niños, su desempeño académico y el desarrollo social, según un estudio de las universidades de Michigan (Estados Unidos) y Montreal (Canadá).




Los investigadores descubrieron que por cada hora adicional que pasan frente al televisor, los niños menores de cinco años ven disminuidos, a futuro, la atención en clase, los logros en matemáticas y el tiempo que deberían dedicar a la actividad física.
El estudio fue llevado a cabo con 1.314 niños.

Los responsables pidieron a los papás registrar los hábitos de sus hijos de edades que oscilaban entre los 29 meses (cerca de dos años y medio) y los 53 meses (cuatro años y medio), respecto a la televisión. Luego, cuando los niños estudiados llegaron a la edad de 10 años, fueron evaluados por los profesores.

De acuerdo con las conclusiones, publicadas en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, por cada hora de televisión que ven los niños, peor es su desempeño académico y mayor el consumo de comida chatarra. En consecuencia, tienden a tener peor salud que los demás.

"Encontramos que cada hora adicional de exposición a la televisión entre niños pequeños, correspondía con una futura reducción en la participación escolar y el éxito en matemáticas, un incremento en el acoso por parte de los compañeros, una vida más sedentaria, un alto consumo de refrescos y comida chatarra y, eventualmente, un mayor índice de masa corporal", dijo a BBC Ciencia Linda Pagani, directora del estudio.

La Academia de Pediatría de Estados Unidos aconseja, de hecho, evitar la televisión en la primera infancia, y una exposición menor a dos horas por día para los niños mayores a dos años.

"El sentido común sugiere que ver televisión reemplaza el tiempo que podrían invertir en actividades enriquecedoras y de desarrollo que fomentan las tareas cognitivas, de comportamiento e incluso el desarrollo motor", dijeron los autores del estudio.

No es la primera vez que una investigación encuentra evidencia en ese sentido. Sin embargo, este es el primer estudio que observa cómo la televisión afecta a los niños en su primera infancia.

"Ver televisión en edad preescolar sigue siendo una actividad cognitivamente pasiva en un momento clave para el desarrollo de experiencias de atención y de comportamiento de autorregulación", señaló Pagani.

Los niños en este "periodo crítico", por ejemplo, aprenden a procesar la información, a interactuar con su entorno y, finalmente, a usar la lógica para entender las matemáticas y la ciencia.
Publicar un comentario